“Difícilmente yo haría lo que ellos hicieron: lucharon y dieron su vida por algo que ellos nunca vieron.”

Ciro Hernández Martínez

La mañana del 2 de noviembre de 1931, los trabajadores de la entonces Compañía Manufacturera de Cemento Portland La Cruz Azul, estaban a punto de ser testigos del inicio de una historia que ellos mismos no imaginaban.

El gobierno del entonces presidente, General Plutarco Elías Calles, así como el gobierno del estado de Hidalgo, brindaron su apoyo a los trabajadores y mediante una operación de compraventa la fábrica fue puesta en sus manos, conformándose bajo el modelo socioeconómico de cooperativa.

En ese momento la principal motivación era la conservación de su fuente de trabajo, esta lucha determinada se convertiría a la postre en el motor de arranque de un destino que actualmente lleva cuatro generaciones, unidas todas ellas por la filosofía cooperativista con un objetivo común, mejorar la calidad de vida de todos sus integrantes sustentado en la convicción de fabricar un producto de la mejor calidad: Cemento Cruz Azul. A 86 años de este acontecimiento, seguimos motivados, conservándonos unidos, fortalecidos día a día por nuestros principios y valores.

La importancia de mantener nuestras tradiciones y recordar los orígenes de lo que hoy somos, se traduce en la transmisión de valores culturales a las nuevas generaciones que, con una visión moderna y atrevida, retomen la esencia de los fundadores y se comprometan con entrega y dedicación buscando ahora no solo la permanencia, sino la consolidación y proyección de una empresa realmente competitiva.

Por estas razones año con año celebramos en Ciudad Cooperativa Cruz Azul, Hidalgo, y en Lagunas, Oaxaca este acontecimiento histórico que con el paso de los años se convertiría más allá de un simple modelo socioeconómico en una verdadera forma de vida.

Directivos, representantes de las empresas del Núcleo Cooperativo y público en general se congregan alrededor del Monumento a los Socios Fundadores para, en un acto cívico recordar los acontecimientos de aquel 2 de noviembre de 1931 que dieron lugar a lo que hoy somos: La mejor y más grande Cooperativa, La Cruz Azul, S.C.L.